Tag Archives: Universo

Investigadores del IAC explican el “exceso” de rubidio observado en estrellas moribundas

Un nuevo modelo de atmósfera estelar, publicado en la revista Astronomy & Astrophysics Letters, pone fin al aparente desacuerdo entre teoría y observación sobre la producción de este exótico elemento radiactivo
prensa848_1111_hi

En la imagen se muestra el espectro de una estrella AGB masiva (puntos blancos) junto con las predicciones de los nuevos modelos de atmósfera (línea amarilla) y de los modelos anteriores sin envoltura (línea azul). El Rubidio es detectado como una línea de absorción muy intensa a una longitud de onda de 7.800 angstroms. Todo esto superpuesto a una impresión artística de una estrella AGB.Créditos: Gabriel Pérez Díaz, Instituto de Astrofísica de Canarias (Servicio Multimedia)

Las estrellas de masa intermedia, en sus últimas fases de evolución, producen una gran cantidad de elementos pesados (ricos en neutrones) – algunos de ellos isótopos radiactivos -, como el rubidio, el tecnecio, el circonio, el ytrio, el lantano o el neodimio. Estos elementos son expulsados hacia la superficie de la estrella y, posteriormente, liberados al medio interestelar. Tras varios estudios sobre la composición química de estas estrellas moribundas, denominadas “estrellas AGB”, un equipo internacional de astrónomos, liderado por investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), acaba de publicar un nuevo modelo teórico que explica la sobreabundancia de rubidio observada en las más masivas de este tipo. El nuevo modelo incluye los efectos de la envoltura de gas y polvo que rodea a estas estrellas viejas y que no habían sido considerados en modelos teóricos anteriores.

Continue reading

La energía oscura se oculta

Entre las muchas teorías que tratan de explicar la naturaleza de la energía oscura se encuentran la quintaesencia y los campos fantasmas, dos hipótesis formuladas a partir de los datos de satélites como Planck y WMAP. Ahora investigadores de Barcelona y Atenas plantean que ambas posibilidades son solo un espejismo en las observaciones y es el vacío cuántico el que podría estar detrás de esa energía que mueve nuestro universo.

Los cosmólogos consideran que unas tres cuartas partes del universo están constituidas por una misteriosa energía oscura que explicaría su expansión acelerada. La verdad es que no saben lo que puede ser, así que plantean posibles soluciones.

Una es que exista la quintaesencia, un agente invisible gravitatorio que en lugar de atraer, repele y acelera la expansión del cosmos. Desde el mundo clásico hasta la Edad Media, ese término hacía referencia al éter o quinto elemento de la naturaleza, junto a la  tierra, el agua, el fuego y el aire.
Continue reading

Nuevo objeto en la nube de Oort interior

Descubren un nuevo objeto más allá del cinturón de Kuiper que, junto a Sedna, eleva el número de objetos descubiertos en la nube de Oort interior a dos de los miles que componen dicha nube.

By NASA (NASA) [Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons

Conocemos mejor otras galaxias que algunas regiones lejanas de nuestro Sistema Solar. El problema es que cualquier objeto que orbite muy lejos del Sol apenas recibe luz de él y esa luz reflejada tiene que realizar el camino de vuelta hasta nosotros si queremos detectarla. En ese camino su intensidad también se reduce con el inverso del cuadrado de la distancia.
Alrededor del Sól, mucho más allá de órbita de Plutón, se encuentra una región esférica denominada nube de Oort. Nadie ha vito dicha nube, sólo sus enviados en forma de cometas nos recuerdan que debe de existir. Se denomina así porque fue el astrónomo holandés Jan Hendrik Oort (1900-1992) el primero que propuso su existencia. Además de eso, Jan Hendrik Oort fue la primera persona en encontrar pruebas de la materia oscura, de proponer el halo galáctico y de contabilizar las estrellas de la Vía Láctea y sus movimientos.

Más allá de Neptuno se extiende un anillo denominado cinturón de Kuiper del que Plutón forma parte. En los últimos años se han encontrados algunos objetos interesantes en él, en concreto planetas enanos. Pero la nube de Oort, incluso la nube de Oort interior se encuentra mucho más allá, por lo que encontrar objetos allí es más difícil.
Pues bien, recientemente se ha anunciado la presencia del objeto denominado 2012 VP113 en la nube de Oort interior. Es el objeto del Sistema Solar más distante conocido y se encuentra más allá de la órbita de Sedna, que era el más lejano conocido hasta ese momento. Sedna se encuentra significativamente más allá del borde exterior del cinturón de Kuiper, por lo que pertenece también a la nube de Oort interior. El cinturón de Kuiper se extiende entre las 30 y 50 unidades astronómicas (UA) y Sedna se encuentra a 76 UA. El punto más interior de la órbita de 2012 VP113 se encuentra a 80 UA. Por tanto, estos dos objetos pertenecerían a la nube de Oort interior. Para hacernos una idea, recordemos que los planetas jovianos se encuentran entre las 5 y las 30 UA.
La nube de Oort exterior se extiende más allá de las 1500 UA, por lo que la gravedad del Sol que sienten los objetos allí ubicados es débil, por esta razón son fácilmente influenciables por las estrellas cercanas. Esto hace que sus órbitas puedan cambiar y que los objetos allí presentes sean lanzados al Sistema Solar interior en forma de lo que llamamos cometas. Pero los objetos de la nube de Oort interior son menos influenciables, tanto por estrellas externas como por los planetas jovianos del interior, por lo que mantienen órbitas mucho más estables. Sus órbitas serían, por tanto, primordiales y no habrían cambiando desde la formación del Sistema Solar.
Continue reading

Sobre el significado del resultado de BICEP2

El descubrimiento de los modos-B primordiales permite refutar la mayoría de los modelos cosmológicos y abre una nueva ventana de observación.

Hay momentos en la historia de la ciencia en los que los individuos conscientes de un gran avance se sienten privilegiados. Esto es lo que ha pasado estos días a raíz de haberse descubierto los supuestos modos-B cosmológicos en el fondo cósmico de microondas por parte de BICEP2 (Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarization). Constituyen lo que se ha llamado la “pistola humeante” que delata la inflación cósmica, idea esta la de la inflación propuesta hace 30 años por Alan Guth. Es un descubrimiento a la misma altura que el Higgs y probablemente merezca el premio Nobel.
Después de la irrupción de la noticia han venido los análisis por parte de la comunidad científica internacional, en donde hay bastante entusiasmo con estos resultados.
Lo primero que hay que decir es que se trata de un primer análisis que requiere de la confirmación posterior por parte de otros experimentos, especialmente por parte de la misión Planck. No va a ser fácil, pues la misión Planck no fue especialmente diseñada para medir estos modos-B.
El problema es el peso que se puede poner en órbita. BICEP2 compensa el tener que observar a través de la atmósfera terrestre sólo un trozo del cielo con un instrumental que puede ser tan pesado como se quiera. La detección está basada en bolómetros, que miden básicamente el cambio de temperatura inducido sobre un material al incidir sobre él las ondas electromagnéticas. El bolómetro más sencillo consiste en una resistencia que cambia su resistividad al calentarse. Pero los bolómetros más precisos están basados en materiales superconductores.

Continue reading

Los físicos cruzan los dedos para que el satélite Planck confirme el eco del Big Bang

El anuncio de la primera evidencia sobre la inflación cósmica y las ondas gravitatorias cuánticas que surgieron en los inicios del universo ha sido valorado como uno de los grandes descubrimientos del siglo, un hito extraordinario equiparable al del bosón de Higgs. Sinc ha hablado con grandes expertos para entender su alcance y saber cuándo se confirmará. Todas las miradas están puestas ahora en los resultados del satélite Planck.

 El anuncio de la primera evidencia sobre la inflación cósmica y las ondas gravitatorias cuánticas que surgieron tras el Big Bang ha sido valorada por los científicos como uno de los grandes descubrimientos del siglo, un hallazgo extraordinario equiparable al del famoso bosón de Higgs.  Sinc ha hablado con algunos de estos expertos para entender mejor el alcance del descubrimiento y saber cuándo se podría confirmar. Todas las miradas están puestas en los resultados del satélite Planck. Licencia : Creative Commons


El anuncio de la primera evidencia sobre la inflación cósmica y las ondas gravitatorias cuánticas que surgieron tras el Big Bang ha sido valorada por los científicos como uno de los grandes descubrimientos del siglo, un hallazgo extraordinario equiparable al del famoso bosón de Higgs. Sinc ha hablado con algunos de estos expertos para entender mejor el alcance del descubrimiento y saber cuándo se podría confirmar. Todas las miradas están puestas en los resultados del satélite Planck.
Licencia : Creative Commons

 

En el primer instante de la historia del nuestro universo, hace unos 13.800 millones de años, ocurrió algo extraordinario: surgió el espacio-tiempo y se expandió a una velocidad superior a la de luz. Todo sucedió en alrededor de 10-32 segundos, un periodo cortísimo conocido como inflación, marcado por fluctuaciones cuánticas que generaron ondas gravitatorias, la pistola humeante del Big Bang.

Unos 380.000 años más tarde, se enfría el plasma caliente generado por la gran explosión y surge la radiación de fondo de microondas (CMB, por sus siglas en inglés), que desde entonces se observa de forma uniforme por cualquier parte del cielo que miremos.

La huella que dejaron las ondas gravitatorias primigenias en esta radiación CMB es lo que ha observado ahora el telescopio BICEP2 desde la Antártida. Científicos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, en EE UU, han anunciado esta semana este descubrimiento que ha revolucionado a los físicos.
Continue reading